lunes, 4 de mayo de 2009

La conspiración

Dapere. En plena crisis, aparece de la noche a la mañana un virus, y las grandes farmacéuticas se van a forrar.

- Que los nuevos virus aparezcan de la noche a la mañana es lo habitual. Un día no existen, y, al siguiente, mutan, y aparecen. Las teorías conspirativas son atractivas (desde la Creación hasta el origen artificial del VIH), pero debemos acostumbrarnos a que la naturaleza no suele dejarse dirigir. [...] Por otro lado, efectivamente, los fabricantes de antivirales van a sacar tajada. Pero si ésa era su intención, lo podían haber hecho mucho mejor. Si un laboratorio de verdad quisiera forrarse como sea, no habría soltado el nuevo virus en una zona llena de turistas: así, sólo han conseguido que se detecte pronto. Habría sido mucho mejor irse a Nigeria, por ejemplo, y esperar a que hubiera millones de enfermos. En cambio, ahora correrían el riesgo de que las autoridades aborten la pandemia antes de recoger las ganancias. Además, ya puestos, habrían creado un virus mucho más grave (por ejemplo, manipulando el de la gripe aviar) y que necesitara un medicamento nuevo. ¡Eso sí que sería un bombazo en un momento en que las farmacéuticas no tienen muchas novedades en cartera!

Respuesta de Emilio de Benito a un lector.