miércoles, 3 de septiembre de 2008

"El hastío sale carísimo"

Boyero describe lo caro y aburrido que es la Mostra de Venecia. El hastía sale carísmo. "Si el viajero que llega al aeropuerto de Venecia decide coger un taxi acuático que le traslade en 20 minutos a la isla del Lido, sede de la Mostra, le cobrarán la módica cantidad de 100 euros. Otros 100 por alquilar una bicicleta durante los 11 días que dura el festival. La bajada de bandera de los taxis de tierra es de 5 euros y 10 céntimos. Una ración de pollo al curry en el mítico Harry’s Bar de Venecia cuesta 60 euros, y 18 una cerveza en la terraza del también legendario café Florian que está en la plaza de San Marcos. (...) Es absurdo que les hable durante 11 días de mediocridades o naderías, de películas que en el 90% de los casos nunca se van a exhibir comercialmente en España, que ni el distribuidor más audaz se atrevería a comprar ya que su suicida exhibición duraría un par de días, suponiendo que algunos espectadores incautos picaran en el anzuelo de las críticas laudatorias de los tarados o esnobs con disfraz de vanguardistas".

No hay comentarios: