lunes, 16 de junio de 2008

"La batalla de la a"

"La ministra de Igualdad, por ejemplo, estaría obligada a decir al presidente que es un escarnio que después de 30 años de democracia el aborto siga siendo un delito y que su propuesta de abrir un debate social para estudiar si es conveniente cambiar la ley es una maniobra de distracción intolerable. Y tendría que pedir cuentas a los ministros de Sanidad de su partido que han consentido que las interrupciones del embarazo sean excepcionales en el sistema público, y algo más que explicaciones a los presidentes autonómicos socialistas de Extremadura y Castilla-La Mancha, cuya red de hospitales no practican ninguno. Pero Bibiana Aído no está para eso". Más aquí.

No hay comentarios: