viernes, 20 de junio de 2008

22 de junio de 2008

Enric González estuvo allí. "Yo estaba en Viena ese día. Miles de tifosi, la tricolor por todas partes, un ambientazo. No se me olvida la fecha: 22 de junio de 2008. Un gran partido. Un Italia-España era como un pequeño derbi, una rivalidad entre vecinos. Usted no se acordará, porque es muy joven, pero en aquella época les teníamos la moral comida. Los españoles nos ganaban los amistosos, pero nosotros siempre los machacábamos cuando contaba, en los partidos de verdad. Unos años antes Tassotti, que fue un gran terzino del Milan, había pegado un codazo a uno de los suyos en una eliminatoria decisiva, y, como perdieron también esa vez, nos la guardaban. Siempre les eliminaban en cuartos, ¿sabe? Estaban obsesionados".

Lo peor es que ya hubo tres 22 de junio. Siempre en cuartos.

22 de junio de 1986. Mundial de México. Estadio de Puebla. España 1-Bélgica 1. Eloy Olaya falla el penalti clave. A casa en cuartos. Yo lo vi en La Alberca, Murcia, jugueteando con una pelota de tenis mordida por Kiss, el seter de mi amigo, que supuestamente nos traía suerte. Escuché que la selección argentina saltó de alegría literalmente al ver que en semifinales jugaría con Bélgica. Triste consuelo.

22 de junio de 1996. Nadal y Hierro fallan en los penaltis contra Inglaterra. A casa en cuartos. Vivía en Granada, en un piso de estudiantes indescriptible. Antes de la tanda hicimos una pequeña misa pagana en honor de Zubizarreta con don Simón y velas. Sin éxito.

22 de junio de 2002. Al Gandur ("siempre fui muy coreano" le declaró su madre a Gomaespuma) anula un gol a Baraja y otro a Morientes tras jugada de Joaquín. Éste, agotado, falla el penalti que nos manda a casa en cuartos. Ya estaba en Madrid. Sudé casi tanto como Camacho.

Se me hiela la sangre.

Visto en la maldición de San Paulino.

No hay comentarios: