martes, 11 de septiembre de 2007

Los jefes, la informática y los listillos










Siempre Dilbert. Gracias, Kike.

1 comentario:

Voivoda-Negrevernis dijo...

Maravillosas redacciones en las que tu muy experto, premiado y agasajado compañero, que es casi un mentor espiritual sobre su silla, no tiene ni la menor idea de por qué los ordenadores tienen huecos y no son para meter una moneda de 50 céntimos.

A todo esto, ya es casualidad encontrarme tu blog en la red. Soy Antonio, sufrido defensor de tus internadas en los partidos de los martes.

PD: Madre mía si está buena Susana Griso.