miércoles, 22 de agosto de 2007

Los nombres son las cosas

Esperanza Aguirre no llamará Radial-6 a su autopista paralela a la A6. Será la M65. Al contrario de lo que ocurre con todas las radiales existentes, Aguirre evitará esa denominación para que el Ministerio de Fomento y el Gobierno no tengan competencia sobre la obra, que dberá atravesar el Monte de El Pardo (uno de los mejores espacios protegidos de Madrid). Aguirre es especialista en estos eufemismos, pero hay más. Gallardón ha llamado Calle 30 a la M-30, una autovía urbana con hasta seis carriles por sentido, a los guardias de tráfico los llama agentes de movilidad y a los concejales, delegados -aunque quiso que fueran consejeros-. ¿Creerán que no nos damos cuenta?
Moraleja: Para gobernar hay que jugar con el diccionario.

No hay comentarios: